¿Qué estás buscando?
Inicio    Centro de Atención Telefónica Santillana    Encuentra la oficina Santillana en tu estado   
Blog

Más artículos:

Conozca el ABC DEF de la Reforma Educativa 2017
Cansancio mental, señales y cómo combatirlo
Convivencia escolar y dinámicas para favorecerla
Grammar-Based Learning: The Importance of Form rather than Use

La organización del tiempo en la calidad de vida

Fecha: 07 Jun 16     Autor: Carmen Cárdenas Ordorica     Nivel: Preescolar, Primaria, Secundaria, Bachillerato

Entre algunas de las cosas ante la que todos los seres humanos somos totalmente iguales, es que nadie tiene más o menos tiempo a lo largo de un día: los minutos, los segundos y las horas no se aceleran más un día que otro, siempre van al mismo ritmo y ante esto, nadie tiene el control.

Ante esta premisa, surge entonces la gran interrogante: ¿Cómo es que una persona puede hacer más cosas en un día que otra?; la respuesta es simple… esa persona, tiene una habilidad para organizar el tiempo.

La organización del tiempo es un tema que cada vez cobra mayor importancia en las instituciones. Una buena organización del tiempo está relacionada con un mejor nivel de productividad pero también, se relaciona con la posibilidad de alcanzar una mejor calidad de vida.

Lograr desarrollar esta habilidad, no solo depende de calendarizar y distribuir las tareas de una jornada laboral o las actividades de todo un día; implica (en principio) reconocer cuáles son las habilidades con las que contamos, reconocer aquellas en la que no hemos logrado una destreza notable, e inclusive, cuáles son las actividades que me gustan y las que no, porque es posible que estas últimas requieran de mayor tiempo para su realización.

Como parte de nuestra formación académica, es necesario que nuestros alumnos aprendan desde pequeños a organizar sus tiempos y descubran que pueden ser capaces de hacer muchas cosas en un día, pero sobre todo, disfrutar lo que hacen en el momento en que lo hacen, no añorar eso que ya hicieron ni generar en ellos una ansiedad por lo que deberán hacer más adelante.

Aprender a disfrutar el aquí y el ahora, mantener el equilibrio ante todas las tareas con las que debemos cumplir y darse la oportunidad para reconocer en nosotros las habilidades que nos permiten ser cada vez más eficientes, son algunas de las ventajas que tiene la organización del tiempo.

El cobro en desgaste físico, mental, emocional e inclusive económico, es mucho menor cuando comprendemos que el tiempo es el recurso intangible más valioso con el que todos contamos.

Como docente, ¿Qué estrategias puedo enseñarle a mis alumnos para organizar mejor su tiempo?: pues bien, en este artículo se mencionan algunas estrategias que pueden ser de utilidad para trabajar con los alumnos que están empezando a forjar y a diseñar su proyecto de vida.

Estos consejos, también pueden ser útiles para los padres de familia y de hecho, lo ideal sería que escuela y familia trabajen en conjunto para que los efectos y ventajas de la organización del tiempo, puedan verse reflejadas con mayor prontitud y se conviertan en hábitos sólidos que permitan a nuestros hijos, alcanzar una mejor calidad de vida.

  • Ayúdalos a reconocer sus obligaciones y a comprender que éstas son tan importantes como sus necesidades de los demás, por lo que un retraso de ellos, afecta el tiempo de las personas con las que convive y genera un ambiente de tensión en el que se complican las relaciones cordiales o afectivas.
  • Establece límites para la ejecución de una tarea.
  • Oriéntalos para que diseñen un horario personal de trabajo, acompañado siempre de un calendario visible en el que puedan seguir estas consignas:
    1. Hacer una lista de todos los trabajos, exámenes y entregas con sus respectivas fechas.
    2. Priorizar actividades, ordenando lo que se debe hacer según su importancia o urgencia y el grado de dificultad que cada una tiene para cada persona. (Recuerda que no todos tienen las mismas habilidades o destrezas y cada alumno desarrollará la misma tarea con estrategias diferentes).
    3. Evaluar su progreso en esas sub-tareas. Si surge algún problema, intenta solucionarlo de forma inmediata; y si es necesario, reconsidera tus propias fechas límite.
    4. Identificar las horas del día en que tienes mayor energía.
    5. Planificar su tiempo hora por hora, incluyendo el tiempo destinado para descansar, comer, entretenerse, hacer ejercicio, etc.
    6. Reflexionar con ellos en lo que esperan de sí mismos, que sus expectativas no sean perfeccionistas o demasiado rígidas porque a larga, esto sólo dificulta el que puedan conseguir una meta y empiezan a sentirse desmotivados.
    7. Recompénsarles por el trabajo bien hecho, no es necesario un premio material, a veces una palabra de aliento o el sólo hecho de hacerles saber lo orgulloso que estás de sus logros, es más que suficiente y es mucho más gratificante.

Acerca del Autor:

Carmen Cárdenas Ordorica es Lic. en Psicología social con especialidad en el ámbito educativo y en el desarrollo de proyectos educativos, egresada de la UAM Iztapalapa. Cuenta con la Maestría en educación y docencia para el nivel medio superior y superior. Tiene Experiencia docente a nivel secundaria, bachillerato y licenciatura. Actualmente Consultora académica de Editorial Santillana.

Bibliografía


Para ampliar información, se sugiere que lea el texto “Organiza tu tiempo de forma eficaz”. Disponible en: http://www.uca.es/recursos/doc/Unidades/Servicio_Atencion_Psico/890083439_2542013172137.pdf

Sugerencias tomadas del folleto “Organización del tiempo” creado por Gabinete Psicopedagógico de la Universidad de Granada, España. Descargable en: http://www.ugr.es/~ve/pdf/tiempo.pdf

 

Comparte este artículo

 

Comenta este artículo